Tel: 5550-8708 y 5550-1234 Correo: comiendosaludable@nutricenter.mx

Articles posted in Blog


  • ¿Cómo empiezo a hacer ejercicio?

    Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares, una óptima salud ósea y reducir riesgos de enfermedades relacionadas al peso y depresión,  la Organización Mundial de la Salud  recomienda, para adultos de 18 a 64 año un mínimo de:

    • 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada lo que corresponde a 30 minutos diarios de caminar a paso rápido o inclusive bailar.
    • Si lo prefieres elige 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana como ascender a paso rápido o subir escaleras, desplazamientos rápidos en bicicleta y natación rápida.
    • Se pueden incluir actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares, dos veces o más por semana

    Si llevas mucho tiempo de inactividad o apenas iniciarás a hacer ejercicio, tiene varias alternativas:

    El objetivo de las primeras semanas es mejorar la capacidad del corazón y los pulmones y puedes comenzar a caminar de 20 a 30 minutos tres veces por semana. Puedes incrementar el tiempo, la intensidad en la velocidad y el número de veces por semana según tu capacidad de recuperación. No olvides realizar estiramientos antes y después de trotar para prevenir lesiones y mejora la flexibilidad en las articulaciones. Otras opciones: Nadar, jugar fútbol o andar en bicicleta.

    Si ya te inscribiste al gimnasio y es tu primera vez, es recomendable tener asesoría de un entrenador para conocer las posturas de cada aparato, la carga óptima, el número de repeticiones y los que se activan con cada aparato o movimiento.

    No olvides ingerir agua simple antes, durante y después de realizar actividad física, consumir tus colaciones antes y después de cada ejercicio y realizar tus comidas completas.


    FUENTES:

    OMS
    https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/

  • Lo que debes saber de la prediabetes

    La prediabetes es una condición que se da antes de desarrollar Diabetes tipo 2. Los niveles de azúcar sí están por encima de los valores establecidos, pero no lo suficiente para ser clasificado como diabetes tipo 2. El “pre” no indica que es menos grave que la diabetes diagnosticada. Las personas con prediabetes también tienen un riesgo elevado de presentar enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

    La Asociación Mexicana de Diabetes establece los parámetros de diagnóstico de la prediabetes de la siguiente manera:

    • Glucosa en ayuno entre 100 y 125 mg/dL
    • Glucosa después de 2 horas de haber ingerido alimentos entre 141 y 199 mg/dL.

    Al igual que en la Diabetes tipo 2, en la prediabetes tampoco se procesa el azúcar y queda en el torrente sanguíneo debido a que el páncreas no produce suficiente insulina (hormona que introduce la glucosa a la célula) o cuando las células se vuelven resistentes a la acción de la insulina.

    Es común que la prediabetes pase desapercibida, una persona puede tenerla durante años sin presentar síntomas claros, es importante realizarse pruebas de laboratorio que te indicarán los niveles de glucosa en la sangre también es necesario prevenir o mantener a distancia los siguientes factores de riesgo:

    • Sobrepeso
    • Familiares de línea directa con diabetes tipo 2.
    • Sedentarismo o actividad física menos de 3 veces por semana.
    • Hábitos de alimentación poco saludables.
    • Síndrome de ovario poliquístico
    • Niveles de colesterol elevados
    • Hipertensión
    • Haber tenido alguna vez diabetes gestacional (diabetes durante el embarazo) o haber dado a luz a un bebé que pesó más de 4 kilos y medio.

    La raza se considera otro factor de riesgo, por ejemplo: los afroamericanos, hispanos o latinoamericanos, indoamericanos, isleños del Pacífico y algunos asiaticoamericanos tienen un riesgo más alto.

    La causa exacta de la prediabetes se desconoce, por ello es importante tomar en cuenta los factores de riesgo que se mencionan anteriormente.

    Con prediabetes, solo hay dos opciones: elegir ignorarla hasta la aparición de Diabetes tipo 2 o elegir combatirla al mantener niveles normales de glucosa en sangre, con un peso saludable, realizar actividad física (por lo menos 30 minutos, 5 días a la semana) e implementar hábitos saludables con respecto a nuestra alimentación.

    Prevenir siempre será la mejor opción.


    Fuentes: