Tel: 5550-8708 y 5550-1234 Correo: comiendosaludable@nutricenter.mx

Articles posted in Nutrición clínica


  • Alimentación de la mujer durante la lactancia

    CARACTERÍSTICAS

    En mujeres con un índice de masa corporal mayor a 25 Kg/m2 se ha encontrado dificultades en la lactancia debido a una disminución en la producción de leche relacionada con bajos niveles de prolactina.

    RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

    • Energía

    0-6 meses: Por ejemplo si tu gasto de energía es de 1300 kcal. deberías sumarle 330  Kcal al día
    7 a 12 meses: Por ejemplo si tu gasto de energía es de 1300 kcal. deberías sumarle 400 Kcal/día

    • Proteína

    1º y 2º trimestre 0.8 gr/Kg peso + 16 gr/día
    3º trimestre o 1.1 gr/Kg peso ideal. Cubrir mínimo: 71 g/día

    • Lípidos +1.3 gr/día
    • Fibra +4 gr/día ( 14 gr/1000 Kcal; total 29 gr)
    • Líquidos: +1.5 L (3.8 L en total)
    • Micronutrientes
    • Calcio 1000 mg/día
      Ácido fólico: 600 mcg/día
    • Limitantes: café, tabaco y alcohol.

    La ingesta materna de crucíferas (coliflor, col, berro, brócoli y coles de Bruselas), leche de vaca, cebolla y chocolate se ha asociado con síntomas de cólicos en lactantes. Ten cuidado con el consumo excesivo de dichos alimentos.

  • Alimentación: mujeres en el embarazo

    DESARROLLO Y CRECIMIENTO

    CAMBIOS FISIOLÓGICOS

    • METABÓLICOS
    1. El incremento en el metabolismo se traduce a un incremento en el requerimiento de energía
    2. Se estima que un feto de 3 Kg consume en promedio 168 Kcal/día.
    • HORMONALES
    1. Hay un incremento en el riesgo de formar varices y coágulos que pueden viajar a tus órganos vitales (pulmón, cerebro y corazón) por que se elevan los niveles de progesterona. La ganancia de peso adecuada durante el embarazo dependiendo de las semanas de gestación disminuye este riesgo.
    2. La concentración de colesterol puede provocar graves eventos cardiovasculares debido a un incremento en la concentración de estrógenos.
    • CARDIOVASCULAR
    1. Incrementa el volumen sanguíneo expulsado por el corazón en un 40%, el agua corporal total aumenta en 8 L y el volumen del plasma en un 50% por lo que la presión arterial se eleva.
    • RENAL
    1. El volumen sanguíneo que filtra el riñón aumenta un 50 – 60%  
    2. Proteinuria (pérdida de proteínas en orina leve)
    3. La eliminación de medicamentos y vitaminas hidrosolubles aumenta en un 50%.
    • APARATO DIGESTIVO
    1. Hay un incremento en los niveles de glucosa y resistencia a la insulina.
    2. Reflujo y acidez porque disminuye el tono del esfínter esofágico inferior.
    3. Hay reflujo debido a que el bolo alimenticio permanece más tiempo en en el estómago.
    • SISTEMA CIRCULATORIO
    1. Durante el embarazo baja la concentración de glóbulos rojos, por lo que es importante ingerir alimentos ricos en hierro (leguminosas, verduras, frutas, canes magras) para evitar anemia.
    • IMPORTANCIA DEL IMC (índice de masa corporal) ANTES DEL EMBARAZO

    La ganancia de peso recomendable durante el embarazo se realiza en función del peso pregestacional. Durante el primer trimestre del embarazo se estima una ganancia promedio de 1 a 2 Kg.

    Cabe destacar que el mito ¿es cierto que debo comer por dos? es falso. Pese a que durante el embarazo una alimentación equilibrada y saludable es imprescindible para lograr el desarrollo adecuado del bebé a través de la placenta, NO es necesario un aumento exagerado de calorías, es suficiente con un incremento extra de 340 a 352 Kcal por día  al requerimiento energético dependiendo de su IMC antes del embarazo.

    COMPLICACIONES DURANTE EL EMBARAZO

    • DIABETES MELLITUS GESTACIONAL (DMG).

    Se define como un incremento en los niveles de glucosa por primera vez en el embarazo y se desarrolla aproximadamente en el 18% de todos los embarazos. La obesidad se asocia con alteración en el metabolismo de los hidratos de carbono y de lípidos, por ende la asociación entre obesidad y el riesgo de DMG es exponencial; es decir mientras mayor sea la obesidad mayor será el riesgo de presentar DMG.

    Después del embarazo los niveles de glucosa se normalizan,  el riesgo de desarrollar diabetes tipo II en los próximos 10-20 años es es muy alto (35-60%); reportándose que inmediatamente después del embarazo, entre el 5% y el 10% de las mujeres con DMG presentan diabetes, generalmente tipo 2.  Por ello, la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda  que las mujeres con DMG deben someterse a una prueba de tolerancia a la glucosa oral de 75 gr (PTGO) a las 4 a 12 semanas postparto y posteriormente deben realizar  pruebas de diagnóstico de diabetes o prediabetes de por vida al menos una vez al año.

    Una estrategia para prevenir DM2 es perder el peso , mediante una alimentación adecuada y actividad física, con el fin de recuperar su peso antes del embarazo. Recurre a cuna nutrióloga profesional.

    ¿Cuáles son los factores de riesgo de una Diabetes Mellitus Gestacional?

    • Obesidad severa
    • Historia familiar de diabetes mellitus tipo 2 (familiares de primer grado)
    • Historia previa de diabetes mellitus gestacional en embarazos previos
    • Glucosa alterada en ayuno previo al embarazo
    • Glucosa en orina previo al embarazo

    Complicaciones asociadas con diabetes mellitus gestacional en:

    • BEBE
    1.  Malformaciones fetales
    2.  Muerte en el útero durante las últimas 4 a 8 semanas de gestación
    3.  Parto pretérmino (antes de la semana 37)
    4.  Macrosomía que se refiere al desarrollo o tamaño excesivo del cuerpo. Pesos de más de 4 kilos.
    5.  Recién nacidos grandes para la edad gestacional
    6.  Complicaciones metabólicas al nacimiento (hipoglucemia neonatal/glucosa baja, ictericia/coloración amarilla de la piel e hipocalcemia/bajo calcio en sangre)
    7.  Obesidad infantil
    8.  Diabetes durante la adolescencia y  la adultez.
    • Mujer
    1. Retinopatía
    2. Desórdenes hipertensivos del embarazo
    3. Cesárea
    4. Diabetes mellitus 2.
    • PREECLAMPSIA

    Es un trastorno de la presión arterial durante el embarazo y es considerada una de las enfermedades más comunes en  mujeres embarazadas, presentándose en un 10-15%. El diagnóstico se realiza con una presión arterial sistólica ≥140 mmHg o diastólica ≥ 90 mm Hg (en dos ocasiones con un mínimo de 6 h de diferencia) más la presencia de proteínas en (≥ 300 mg en 24 h); después de la semana 20 de gestación.

    ¿Cuáles son los factores de riesgo de la preeclampsia?

    1. Edad (menor de 18 años o mayor de 35 años)
    2. No haber tenido hijos anteriormente
    3. Intervalo entre un embarazo y otro menor a dos años.
    4. Embarazo múltiple ( ≥ 2 bebés)
    5. Obesidad
    6. Historia familiar de preeclampsia
    7. Preeclampsia en embarazo previo
    8. Diabetes tipo 1, 2 o gestacional.
    9. Las mujeres con hipertensión arterial previo al embarazo, son más propensas a experimentar preeclampsia respecto a mujeres sin hipertensión arterial(17-25% Vs 3-5%).
    10. Enfermedad renal previa al embarazo o recurrente (aguda o crónica) durante el embarazo

    Complicaciones asociadas a preeclampsia en:

    • Bebé
    1. Restricción de crecimiento intrauterino 
    2. Parto prematuro (antes de la semana 37 del embarazo)
    3. Recién nacido pequeño para la edad gestacional
    4. Muerte del bebé antes, durante y después del nacimiento
    • Madre
    1. Cesárea
    2. Convulsiones
    3. Edema pulmonar agudo (acumulación anormal de agua en el pulmón)
    4. Edema cerebral (inflamación anormal del cerebro)
    5. Síndrome de Hellp
    6. Insuficiencia renal aguda o hepática
    7. Accidente cerebrovascular
    8. Hemorragia cerebral
    9. Mortalidad

    Cabe mencionar que tales complicaciones generalmente se presentan antes de 32 semanas de gestación y ponen en riesgo la vida de la madre y el producto.

    RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

    Se considera normal subir el índice de masa corporal de 18.5 a 25 kg.

    Energía

    • 1º Trimestre: tu gasto de energía normal + 340 Kcal/día (1 pechuga de pollo asada 90 gr + 1 manzana + 1 tortilla + ⅓ aguacate).
    • 2º Trimestre: tu gasto de energía normal + 452 Kcal/día (1 pechuga de pollo asada 120 gr + 1 manzana + 2 tortillas +  ⅓ aguacate + 1/2 taza espinaca cocida).

    Proteína

    • Aporte mínimo proteínas: 71 g/día

    Grasa

    • 20-35% VET
    • 5-10% VET – omega 3
    • 0.6% a 1.2% VET – omega 6
    • Hidratos de carbono
    • 45-65% VET

    Fibra 28 gr/día

    Aporte mínimo HCO: 175 g/día

    • Micronutrientes
    • Hierro 28 mg mg/día
    • Folato 750 mcg/día
    • Hierro 28 mg/día
    • Vitamina D 5 mcg/día
    • Vitamina C 138 mcg/día
    • Calcio 1300 mg/día

    EVITAR Y/O LIMITAR DURANTE EL EMBARAZO

    1. Alcohol
    2. Suplementos de aminoácidos
    3. Leches y quesos sin pasteurizar
    4. Mariscos, pescados y carne cruda
    5. Limitar el consumo de pescados con alto contenido en mercurio: tiburón, pez espada, atún, marlín (no más de 150 gr por mes)
    6. Limitar el consumo de hígado de res a 75 gr/semana durante el 1er trimestre por su alto contenido en vitamina A
    7. Suplementos herbales
    8. Cafeína <300 mg/día: 2.25 tazas de café preparado (135 mg) / 3 tazas de café instantáneo (76-106 mg) / 6 tazas de té en hojas o bolsas (50 mg).
    • Intervención nutricia: preeclampsia

    La Organización Mundial de la Salud, recomienda,  que las mujeres embarazadas que mantienen una dieta habitual baja en calcio y aquellas que tienen alto riesgo de desarrollar preeclampsia, como parte de su control durante el embarazo, deben recibir entre 1.5 y 2.0 mg/día de calcio elemental, a partir de la semana 20 del embarazo y hasta el final del mismo para reducir significativamente el riesgo de preeclampsia.

    • Intervención nutricia: diabetes mellitus gestacional

    La evidencia científica sugiere que entre el 70-85% de las mujeres diagnosticadas con diabetes mellitus gestacional según los criterios de Carpenter-Coustan o National Diabetes Data Group la pueden controlar solo con la modificación del estilo de vida

    1. Se recomienda limitar la ingesta de HCO (Hidratos de carbono o carbohidratos) a 45% de la energía total
    2. Actividad física de intensidad moderada durante un mínimo de 30 minutos tres veces a la semana
    3. Monitorear la glucosa

    Recuerda que es importante planear los embarazos para evitar complicaciones.

  • Alimentación: niñas preescolares de 2 a 5 años

    DESARROLLO Y CRECIMIENTO

    • Desaceleración del crecimiento somático (crecimiento de órganos y  y cerebral.
    • Poco interés por los alimentos.
    • Ganancia ponderal anual entre 5-7 cm de estatura y 2.5 a 3 Kg de peso.
    • Desarrollo de habilidades motoras.

    ALIMENTACIÓN
    En la siguiente ilustración damos un ejemplo de cómo debería estar compuesta la alimentación de una niña de 2 a 5 años.

  • ¿Cómo empiezo a hacer ejercicio?

    Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares, una óptima salud ósea y reducir riesgos de enfermedades relacionadas al peso y depresión,  la Organización Mundial de la Salud  recomienda, para adultos de 18 a 64 año un mínimo de:

    • 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada lo que corresponde a 30 minutos diarios de caminar a paso rápido o inclusive bailar.
    • Si lo prefieres elige 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana como ascender a paso rápido o subir escaleras, desplazamientos rápidos en bicicleta y natación rápida.
    • Se pueden incluir actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares, dos veces o más por semana

    Si llevas mucho tiempo de inactividad o apenas iniciarás a hacer ejercicio, tiene varias alternativas:

    El objetivo de las primeras semanas es mejorar la capacidad del corazón y los pulmones y puedes comenzar a caminar de 20 a 30 minutos tres veces por semana. Puedes incrementar el tiempo, la intensidad en la velocidad y el número de veces por semana según tu capacidad de recuperación. No olvides realizar estiramientos antes y después de trotar para prevenir lesiones y mejora la flexibilidad en las articulaciones. Otras opciones: Nadar, jugar fútbol o andar en bicicleta.

    Si ya te inscribiste al gimnasio y es tu primera vez, es recomendable tener asesoría de un entrenador para conocer las posturas de cada aparato, la carga óptima, el número de repeticiones y los que se activan con cada aparato o movimiento.

    No olvides ingerir agua simple antes, durante y después de realizar actividad física, consumir tus colaciones antes y después de cada ejercicio y realizar tus comidas completas.


    FUENTES:

    OMS
    https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/

  • Lo que debes saber de la prediabetes

    La prediabetes es una condición que se da antes de desarrollar Diabetes tipo 2. Los niveles de azúcar sí están por encima de los valores establecidos, pero no lo suficiente para ser clasificado como diabetes tipo 2. El “pre” no indica que es menos grave que la diabetes diagnosticada. Las personas con prediabetes también tienen un riesgo elevado de presentar enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

    La Asociación Mexicana de Diabetes establece los parámetros de diagnóstico de la prediabetes de la siguiente manera:

    • Glucosa en ayuno entre 100 y 125 mg/dL
    • Glucosa después de 2 horas de haber ingerido alimentos entre 141 y 199 mg/dL.

    Al igual que en la Diabetes tipo 2, en la prediabetes tampoco se procesa el azúcar y queda en el torrente sanguíneo debido a que el páncreas no produce suficiente insulina (hormona que introduce la glucosa a la célula) o cuando las células se vuelven resistentes a la acción de la insulina.

    Es común que la prediabetes pase desapercibida, una persona puede tenerla durante años sin presentar síntomas claros, es importante realizarse pruebas de laboratorio que te indicarán los niveles de glucosa en la sangre también es necesario prevenir o mantener a distancia los siguientes factores de riesgo:

    • Sobrepeso
    • Familiares de línea directa con diabetes tipo 2.
    • Sedentarismo o actividad física menos de 3 veces por semana.
    • Hábitos de alimentación poco saludables.
    • Síndrome de ovario poliquístico
    • Niveles de colesterol elevados
    • Hipertensión
    • Haber tenido alguna vez diabetes gestacional (diabetes durante el embarazo) o haber dado a luz a un bebé que pesó más de 4 kilos y medio.

    La raza se considera otro factor de riesgo, por ejemplo: los afroamericanos, hispanos o latinoamericanos, indoamericanos, isleños del Pacífico y algunos asiaticoamericanos tienen un riesgo más alto.

    La causa exacta de la prediabetes se desconoce, por ello es importante tomar en cuenta los factores de riesgo que se mencionan anteriormente.

    Con prediabetes, solo hay dos opciones: elegir ignorarla hasta la aparición de Diabetes tipo 2 o elegir combatirla al mantener niveles normales de glucosa en sangre, con un peso saludable, realizar actividad física (por lo menos 30 minutos, 5 días a la semana) e implementar hábitos saludables con respecto a nuestra alimentación.

    Prevenir siempre será la mejor opción.


    Fuentes:

  • Hígado graso, causa de muerte en México. ¿Cómo prevenirlo?

    EL HÍGADO GRASO

    El hígado graso (esteatosis hepática) es acumulación de grasa en el hígado. Los lípidos o grasas representan aproximadamente del 5% al 10% del peso total del hígado (en términos generales y cuando la persona se encuentra saludable). Cuando se supera esta cantidad, da como resultado una cantidad de grasa no saludable, considerándose una enfermedad.

    Generalmente esta condición es reversible, cuando se lleva un tratamiento nutricional y de actividad física adecuado.

    Existen dos tipos principales:

    • Enfermedad del hígado graso no alcohólico (esteatosis hepática no alcohólica)
    • Enfermedad del hígado graso por alcohol (esteatósos hepática alcohólica)

    ¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

    En general, tanto la enfermedad de hígado graso como la enfermedad del hígado graso por alcohol son condiciones silenciosas que tienen pocos o ningún síntoma. Si presenta síntomas, puede sentirse cansado o tener molestias en el lado superior derecho del abdomen.

    HÍGADO GRASO NO ALCOHÓLICO

    Esta enfermedad no está relacionada con el consumo de alcohol. En las primeras etapas se conoce como hígado graso simple. Aquí encontramos grasa acumulada en el hígado, pero poca o ninguna inflamación o daño en las células. Es importante atenderlo en esta etapa para evitar causar daño o complicaciones al hígado.

    En etapas más avenzadas existe inflamación y daño en las células, los cuales pueden causar cicatrización (fibrosis) y este padecimento a la larga da como resultado cirrosis hepática o incluso pueden llevar a un cáncer de hígado.

    ¿Qué lo provoca?

    Este tipo de esteatosis se genera por una formación incrementada de grasas por un aporte excesivo proveniente principalmente de la dieta. Por ejemplo, en la obesidad, diabetes tipo II y síndrome metabólico.

    ¿Cómo puedo prevenirlo?

    Se recomienda mantener un peso saludable. Bajar de peso puede reducir la grasa, la inflamación y la fibrosis en el hígado. Si la persona se encuentra en un peso adecuado, puede estar causado por algún medicamento, debe dejar de tomarlo, aunque primero debe consultar con su médico. Así mismo es importante tener una dieta balanceada.

    HÍGADO GRASO ALCOHÓLICO

    ¿Qué lo provoca?

    Como su nombre lo indica, la enfermedad del hígado graso por alcohol se debe al alto consumo del este. Hoy en día se sabe que la esteatosis hepática alcohólica se presenta en el 90% de los individuos que abusan del alcohol.

    El hígado descompone la mayor parte del alcohol que se ingiere para poder eliminarlo del cuerpo, pero el proceso de descomposición genera sustancias dañinas que afectan a las células del hígado, provocando inflamación. Entre más alcohol se consuma, más se daña el hígado. El hígado graso por alcohol es la primera etapa de la enfermedad, las siguientes etapas son la hepatitis alcohólica y le sigue la cirrosis.

    Según estudios recientes, para tener un riesgo significativo de desarrollar una esteatosis hepática alcohólica, significa que se consume al menos 40-80 g al día de alcohol en los varones y de 20-40 g al día en las mujeres durante al menos 10-12 años.

    ¿Cómo puedo prevenirlo?

    La parte más importante del tratamiento de la enfermedad del hígado graso por alcohol es dejar de beber alcohol. Si necesita ayuda para lograrlo, es probable que deba ver a un terapeuta o participar en un programa de rehabilitación por consumo de alcohol. También llevar hábitos de vida saludable al tener una alimentación balanceada y practicar actividad física.

    Una dieta balanceada incluye alimentos de origen animal con bajo aporte de grasa (preferir pescado blanco y salmón), granos enteros, leguminosas, frutas y verduras.

    Fuentes:
    Características Epidemiológicas y Clínicas de la Cirrosis Hepática en la Unidad de Hígado del HNERM Es-Salud.
    Nutrición, diagnostico y tratamiento. 6ª ed.
    Nutriología Médica. 3ª ed.
    Medline Plus. Información para la salud.

  • Saciedad: alimentación y cerebro

    La sensación principal que nos impulsa a comer es el apetito y la que nos empuja a parar es la saciedad. Ambas se generan en el hipotálamo, por lo que comer esta influenciado por diversos aspectos siendo el cerebro el que despeña un papel primordial pues este órgano es el que maneja los mensajes relacionados con el apetito y la saciedad.

    Sin embargo, la saciedad es una combinación de diferentes señales y percepciones en nuestro cerebro, interactúa tanto la parte hormonal así como la alimentación, tipo y textura de alimentos, el hedonismo, el estrés, el sueño y la actividad física.

    Los atributos o características sensoriales de un alimento juegan un rol importante sobre la saciedad y la ingesta: la comida obesogénica es caracterizada por un elevado contenido calórico y suave textura. La textura de un alimento puede determinar la velocidad con la que lo ingerimos, pues un alimento suave se consume más rápido que un alimento de textura dura o crujiente. Al ser más suave y permanecer menos tiempo en la boca, se hace más difícil la detección de nutrientes por el cerebro y esta inadecuada señalización produce una baja respuesta de la misma. Así mismo, los alimentos muy procesados con texturas blandas o líquidos se comen con gran facilidad por que requieren poco proceso de masticación, también causando una débil señalización.

    Además, los alimentos ricos en grasa y azúcares, al ser excesivamente apetecibles, generan que nuestro switch de saciedad se vea afectado ya que el placer supera las señales de saciedad, generando que comamos sin poder parar.

    Se conocen algunos factores que pueden provocar que la saciedad sea más efectiva, en el entorno en el que vivimos.

    Los alimentos sólidos, al mantenerse más tiempo en la boca, producen una mayor saciedad y por lo tanto, reducen la ingesta alimentaria a libre acceso. Otros factores que influyen son: tamaño de bocado, la masticación, las pausas y bebidas ingeridas a la hora de comer.

    Necesitamos incluir en nuestro día a día alimentos que tengan volumen y llenen nuestro estómago, sin aportar muchas calorías, de esta manera modificamos la distención del mismo provocando que se envíe señales de saciedad o plenitud a nuestro cerebro. La proporción de agua genera un aumento en el volumen del alimento sin aumentar el contenido calórico; las frutas, verduras, carnes y pescados son alimentos con esta cualidad.

    Está comprobado que los alimentos ricos en fibra aumentan aún más la saciedad ya que se albergan más tiempo en el espacio gástrico, los alimentos con estas características son nuevamente verduras, frutas y además frutos secos y legumbres.

    Las proteínas (pescado, huevo, pollo, salmón, atún) se relacionan con una mayor sensación de plenitud, por lo que integrando este gran grupo de alimentos podemos tener un mejor control del apetito.

    Los alimentos crudos o frescos generan más salivación por promover su masticación para ablandarlos, estos factores también aumentan las señales de saciedad.

    Elige bien tus alimentos para tener una mejor señalización hormonal y así controlar mejor tu apetito.

     

     

    Fuentes:

    • Jiménez L. Lo que dice la ciencia sobre dietas, alimentación y salud. Plataforma editorial.
    • Saciación vs saciedad: reguladores del consumo alimentario. Rev Med Chile 2017; 145: 1172-1178
  • La alimentación y el ejercicio pueden prevenir la osteoporosis

    La prevención es necesaria para evitar una pandemia de fracturas por fragilidad ósea, de no ser así, estaríamos enfrentando una repercusión económica tanto a los afectados
    como al sistema de salud


    ¿Qué es?

    Es una enfermedad que adelgaza y debilita los huesos, se vuelven más porosos y frágiles, por lo que se rompen con mayor facilidad (especialmente los de la cadera, espina vertebral y muñeca). Afecta principalmente a mujeres después de la menopausia. Incluso a hombres, adolescentes y niños.

    La densidad mineral ósea se alcanza en los primeros 20 años de vida y depende tanto de la alimentación como de la cantidad de actividad física que se realice, la magnitud del estímulo estrogénico y la carga genética.

     

    Los factores de riesgo son:

    • El envejecimiento
    • Bajo nivel de actividad física y consumo deficiente de calcio (se obtiene al consumir lácteos bajos en grasa mínimo 3 veces al día)
    • Antecedentes familiares de osteoporosis
    • Tomar ciertos medicamentos
    • Tener baja densidad ósea

     

    ¿Cómo se si mis huesos están sanos?

    Evaluar la velocidad de formación y pérdida de hueso mediante indicadores bioquímicos:
    • Densitometría ósea (DEXA): Un examen de densidad mineral ósea, mide la cantidad de calcio y otros tipos de minerales presentes en un área del hueso.
    • Determinaciones en orina: Marcadores de formación de hueso (fosfatasa alcalina, osteocalcina y péptidos terminales de procolágena tipo 1) y y los de resorción de hueso (piridolina y desoxipiridinolina, hidroxipolina y fostafasa ácida resistente tartrato).
    Es una enfermedad silenciosa, por lo que hay que hacer chequeos frecuentes si se cuenta con uno o más factores de riesgo.

    ¿Si tengo osteoporosis que debo tomar en cuenta?
    • • Actividad física (Intensidad moderada de 120 a 300 min a la semana y principalmente aquel que implica cargar el peso del cuerpo).
      • Alimentos ricos en calcio y suplementos dietéticos de calcio (no más de 1200 mg al día).
      • Buen consumo de Vitamina D (yema de huevo, pescados grasos ricos en omega 3 como sardina, atún, salmón, champiñones y productos lácteos bajos en grasa)
      • Evitar el consumo de tabaco y alcohol
      • Prevención de caídas
      • Manejo farmacológico dependiendo del perfil de cada mujer, siempre por indicación y supervisión del medico tratante


    Fundación española de reumatología.
    Medline Plus.
    Fuente: Nutriología Médica. 4ª ed
    Fuente:https://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Enfermeades-y-Condiciones/Osteoporosis-Espanol

  • La microbiota intestinal y su relación con la alimentación

    La microbiota desempeña un papel fundamental en la salud digestiva, siendo también indispensable en el desarrollo y equilibrio del sistema inmune.

    La microbiota intestinal es el nombre correcto y actual de lo que antes denominábamos flora intestinal. La microbiota es el conjunto de microorganismos vivos que establecen una relación simbiótica con el cuerpo, es decir, que tanto las bacterias como el cuerpo se benefician de vivir juntos. La microbiota desempeña un papel fundamental en la salud digestiva, siendo también indispensable en el desarrollo y equilibrio del sistema inmune.

    Nuestra microbiota intestinal contiene 100 billones de microorganismos, diez veces superior al número de células de nuestro cuerpo. La microbiota intestinal tiene un peso aproximado de 2 kg.

    La colonización del intestino, el desarrollo de la microbiota intestinal comienza al nacer…

    Los factores que afectan a la microbiota desde el nacimiento hasta el primer año de vida son: edad gestacional -pretérmino o término-, nacimiento por parto natural o cesárea, peso de la madre y dieta materna durante la gestación, entorno hospitalario y elección de la dieta para el recién nacido -lactancia o formula-. La microbiota intestinal de los bebés amamantados por leche materna es diferente de la de los bebés alimentados con fórmulas para lactantes.

    La microbiota se estabiliza alrededor de los 3 años siendo similar a la de los adultos, continuando su evolución a un ritmo más estable durante el resto de la vida.

    La composición general de la microbiota intestinal es similar en la mayoría de las personas sanas, pero también hay una parte que es totalmente personal y determinada por nuestra dieta, entorno (estilo de vida), género, edad y país en el que vivimos.

    Aunque la microbiota intestinal puede adaptarse a los cambios, en algunas situaciones pueden aparecer alteraciones o respuestas adversas. Cuando se altera la composición normal de la microbiota se crea un estado llamado disbiosis, que puede predisponer a la persona a sufrir ciertos problemas neurológicos, metabólicos o desarrollar obesidad.

    La microbiota intestinal puede verse alterada a causa de diversos factores externos que rompen el equilibrio de la misma, como el uso prolongado de antibióticos, cambios en la alimentación, bajo consumo de fibra, infecciones por parásitos, etc.

    Las principales funciones de la microbiota intestinal son:

    •  Defender el aparato digestivo de la entrada de bacterias nocivas que puedan causar diversas infecciones y enfermedades.
    •  Ayudar a digerir algunos alimentos, como la fibra vegetal.
    •  Contribuir a la producción de la vitamina K al ingerir ciertos alimentos que contienen precursores de dicho nutriente (como las verduras de hoja verde, frutas y semillas). La vitamina K es esencial en el proceso de coagulación.
    •  Estimular el sistema inmune.
    • Formar elementos nutritivos, como algunas vitaminas, que contribuyen a que el organismo     funcione correctamente.
    • Utilizar la fibra de los alimentos para dar lugar a ácidos grasos de cadena corta, los cuales sirven como fuente de energía y mantienen en buen estado los tejidos del hígado, músculos y colon.

    Debemos cuidar de nuestra microbiota intestinal

    Los malos hábitos de vida inciden directamente en la salud de los microorganismos que forman la microbiota: el abuso de los antibióticos y laxantes, sustancias tóxicas como el tabaco o las drogas, el estrés, la falta o escaza actividad física, y, sobre todo, una dieta pobre en fibra y probióticos y alta en grasas, afectará el equilibrio de ésta.

    Al consumir productos ricos en fibra como todos aquellos de origen vegetal, frutas, leguminosas como frijoles, lentejas, además de cereales integrales y probióticos como los yogures o leche fermentada, lograremos mantener en equilibrio a los microorganismos beneficiosos de nuestro intestino y nos ayudarán a mejorar nuestra salud en general.

    Enders, G (2015). GUT. The Inside Story of Our Body’s Most Underrated Organ. Greystone.Valdovinos M.A, Gómez E & Torres G. Microbiota, nutrición y obesidad. Gastro trilogía.

  • Bypass gástrico o cirugía bariátrica: Lo que debes saber

    ¿Estás pensando en una cirugía bariátrica o bypass gástrico? Antes de realizarte este procedimiento, debes considerar varios puntos importantes, pues más allá de la estética, es una cirugía de cuidado. Mira lo que debes saber… 

    Actualmente la cirugía bariátrica, que también recibe el nombre de bypass gástrico o reducción de estómago, es una de las intervenciones quirúrgicas realizadas con más frecuencia en varias partes del mundo. Esto se debe a la epidemia de obesidad y a la mejora significativa que se ha observado no sólo en la reducción de peso, sino también en las consecuencias metabólicas como diabetes, hiperlipidemia y riesgos cardiovasculares, e incluso en el riesgo de cáncer.

    Es importante señalar que los pacientes deberán comprender que este procedimiento no es milagroso, es un proceso que requiere de una buena comunicación con el médico tratante para comprender todas las implicaciones y cuidados, así como la frecuente monitorización que se requiere para obtener el logro de metas y éxito terapéutico.

    Los criterios de indicación de cirugía bariátrica son los siguientes:

    • Obesidad mórbida u obesidad extrema (IMC ³ 40 kg/m2) en la que los intentos previos de pérdida de peso por métodos convencionales han fracasado.
    • Obesidad de grado III (IMC entre 35 y 40 kg/m2) con comorbilidades asociadas (diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, etc.).

    También el paciente debe cumplir algunos requisitos para someterse a una intervención de este tipo. El criterio de edad entre 18 y 60 años está universalmente aceptado, pero no debe aplicarse tan rígidamente. Es cierto que antes de los 18 años el sujeto no está totalmente preparado, ni física ni mentalmente, para asumir esta nueva situación y que a partir de los 60 puede no estar en condiciones de soportar los enormes cambios nutricionales que se producen después de la cirugía. Actualmente se está operando a adolescentes de 14 o 15 años, cuyo IMC de 60 o 70 ha obligado a seguir esta conducta. Los casos de este tipo se han descrito principalmente en los Estados Unidos, donde el problema de la obesidad mórbida es muy importante.

    Por otra parte, puede haber pacientes con más de 60 años, en buen estado general, pero con obesidad importante y repercusiones graves, en quienes estaría indicada la cirugía, a pesar de su edad.

    Otro requisito es que se haya descartado la presencia de psicopatologías graves o de trastornos conocidos del comportamiento alimentario, ya sea el desorden por atracón o la bulimia nerviosa propiamente dicha. Es fundamental que a estos pacientes los evalúe un equipo multidisciplinario que cuente con un psicólogo.

    Contraindicaciones de la cirugía bariátrica

    • La primera contraindicación absoluta es el embarazo y la lactancia; la mujer debe esperar el término de estos estados para someterse a una re-evaluación.
    • La edad inferior a 18 años es un criterio elástico.
    • El coeficiente intelectual bajo no contraindica la intervención en forma absoluta, pero obliga a plantear el tipo de intervención que se va a practicar, ya que con una cirugía bariátrica de tipo restrictivo, por ejemplo, seguramente el paciente sufrirá.
    • El comportamiento alimentario de tipo bulímico compulsivo es una contraindicación absoluta, a menos que se resuelva y permita que se re-evalúe al paciente.
    • En caso de patología subyacente grave, como neoplasias (cánceres) o enfermedades sistémicas (artritis reumatoides, lupus, entre otras), es mejor abstenerse de intervenir. Si la neoplasia desapareciera, al cabo de cuatro o cinco años se podría replantear el caso.

    Información al paciente

    Es fundamental que el paciente esté informado. El equipo multidisciplinario que evalúa al paciente debe definir, junto con él, el tipo de intervención que se va a efectuar y el momento más apropiado para hacerlo.

    informar al paciente acerca del procedimiento quirúrgico que se va a emplear en su caso, ya que así funcionará mejor posteriormente. Para esto es importante conocer las técnicas disponibles en la cirugía bariátrica.

    Alimentación después de la intervención

    Otro aspecto muy importante del cual se debe informar al paciente, es el de los grandes cambios que va a experimentar en su manera de comer después de la intervención.

    Complicaciones de la cirugía bariátrica.

    El médico tratante debe informar muy claramente de todas las posibles complicaciones que podría enfrentar el paciente y cerciorarse que el paciente las comprende muy bien.

    Dieta después del bypass gástrico. Aprender a comer de nuevo.

    El manejo multidisciplinario del paciente con cirugía bariátrica es fundamental. El profesional en nutrición clínica es un integrante vital del mismo y es quien debe evaluar el estado nutricional del paciente, determinar las deficiencias nutricionales preexistentes, desarrollar las intervenciones nutricionales apropiadas con el fin de corregirlas y crear un plan nutricional posoperatorio que contribuya a aumentar las probabilidades de éxito

    El nuevo panorama fisiológico demanda una transformación muy profunda en las costumbres alimentarias y en el estilo de vida. Por lo que la educación alimentaria, incluso antes de la cirugía bariátrica es fundamental para que el paciente modifique los hábitos que anteriormente perjudicaban su salud y no le permitían lograr su peso saludable.

    El manejo nutricional después de la cirugía tiene como objetivo perder peso de manera saludable, esto es hacer que la pérdida sea de grasa y manteniendo la masa muscular.

    Deficiencias nutricionales

    Las anormalidades nutricionales son las complicaciones más comunes de la cirugía bariátrica y pueden ser de macronutrientes y de micronutrientes. Muchos de los pacientes presentan deficiencias nutricionales preoperatorias que se exacerban con el procedimiento quirúrgico y la rápida pérdida de peso a la que se ven sometidos. Además, la disminución en la tolerancia, el consumo y la selección de alimentos hace que las deficiencias nutricionales se manifiesten frecuentemente.

    En la mayoría de los casos, las complicaciones metabólicas y nutricionales son predecibles, prevenibles y tratables. En un alto porcentaje se relacionan con el procedimiento quirúrgico, el cual induce cambios anatómicos del tubo digestivo. Sin embargo, también suceden por la falta de seguimiento del tratamiento nutricional o por su desconocimiento, por la necesidad de modificaciones dietéticas y por la inasistencia a los controles nutricionales.

    Es claro que todos los pacientes requieren suplementos de vitaminas y minerales de por vida, y muchos de ellos, una vez que pierden peso, no continúan con el suplemento necesario y siguen nuevamente en una alimentación desordenada. Otros no reciben la educación apropiada sobre este tema por parte de su médico tratante, lo que conlleva a que no consideren la nutrición como parte integral de su tratamiento y fracasen en la pérdida de peso inicial o, después de tres a cinco años, vuelvan a ganar peso.

    Y finalmente cabe mencionar que se recomienda que el paciente que se somete a la cirugía bariátrica no confíe en que su cirugía funcionara sola, se requiere del esfuerzo para practicar hábitos saludables. Estos cambios de estilo de vida necesitan de conocimientos técnicos, tiempo, compromiso y apoyo de familiares y amigos.

    El éxito de la cirugía bariátrica generalmente se evalúa mediante la cuantificación de la pérdida de peso. Sin embargo, la vigilancia sistemática es fundamental ya que esta monitorización incluirá otros criterios como la adaptación a una alimentación diferente, la prevención de deficiencias nutricionales, la práctica de ejercicio y, por lo tanto, la adaptación a un estilo de vida saludable.

    Todos estos factores determinan la calidad de vida del paciente; el componente nutricional y la prevención de las deficiencias o sus excesos, son determinantes para evitar complicaciones presentes y futuras.